Tiempo de setas en Monasterio

Calzar las botas adecuadas, colocarse la chaqueta. “No te abrigues mucho, hace buen día de otoño, fresco, pero agradable”. Emprende el camino de buena mañana, tras una noche de sueño reparador, relajado, silencioso. Pasea tranquilo pero en alerta, en busca de la señal que pueda hacerte pensar que has llegado al lugar correcto, al sitio que buscabas. Siente el campo, escucha los pájaros, el sonido de la naturaleza; huele a otoño, a humedad. 

Cruza el riachuelo, camina bajo pinares, rodea ese pequeño cerro, sube la cuesta y llega a una zona frondosa, sombría. Párate un momento, mira a tu alrededor, realiza un análisis visual de todo el paraje. “Hemos llegado. Preparemos las cestas”.

Estás en Monasterio, estás en el Parque Natural de la Sierra Norte y a un paso del Hayedo de Tejera Negra. Estás en el lugar que buscabas si querías pasar un fin de semana de desconexión, de relax y si, además, pretendías hacer una escapada micológica. Te encuentras en el sitio adecuado si querías coger setas. Setas de cardo, níscalos, setas de chopo, colmenillas y también boletus. Todas ellas asoman cada año, por estas fechas, en los alrededores de nuestras casas rurales.

Disfruta encontrando un ejemplar conocido, y seguro. Cógelo, tócalo con cuidado, observa su forma, su color, su textura, su olor. Guárdalo en la cesta. Goza de una jornada de búsqueda y encuentro, de un día de recolección. Recolección comedida, no es necesario llenar cuatro cestas, bastará con lo necesario para disfrutar de una cena estupenda, de temporada. Y recolección segura: no cojas ni toques aquellas especies de setas u hongos que no reconozcas. 

  

Regresa a la casa rural que has escogido para tu estancia (tenemos ocho, pronto serán nueve, totalmente independientes y equipadas por completo) con el cuerpo cansado pero satisfecho tras la recogida. Sumérgete en el jacuzzi, regálate un masaje corporal y siéntate a la mesa junto a tu pareja para invitaros mutuamente, por fin, a esa cena romántica que hacía tanto que teníais pendientes... 

 

...Buenas noches, que disfrutéis de vuestra escapada de turismo rural en El Rincón de Monasterio.

'Flechazo rural', una crítica de Fernando Gallardo

En su escrito, Fernando Gallardo se refiere a El Rincón de Monasterio como 'Flechazo Rural, un oasis de piedra a una hora de Madrid'. Y no pudo dar más en la diana el crítico de hoteles de El País desde el año 1987, puesto que nuestros esfuerzos se centran, especialmente, en convertir las ocho casas rurales (pronto nueve), todas independientes y con servicio de spa, en un paraíso de relax para parejas.

En esa crítica, Gallardo, el gurú de materia, nos concede ¡un 7 de puntuación final!, destacando, entre otros aspectos, la generosidad de la atención. Muchas gracias, Fernando.

Como bien expresa, encontramos en Monasterio razones suficientes para quedarnos y asentarnos, aquello que, suponemos, también es objeto de búsqueda de muchos de nuestros clientes: un lugar lejos del mundanal ruido; un ideal campestre rodeado de naturaleza, la del parque natural de la Sierra Norte de Guadalajara.

Así que aquí os dejamos el enlace a ese 'Flechazo rural', publicado en el diario El País. Que lo disfrutéis.

Enlace a la crítica de Fernando Gallardo de El Rincón de Monasterio

 

'Te quiero mamá'. Carta de un bebé

No sé cómo va salir esto, ya que mi corta vida no me ha permitido una educación (y además papá no es de gran ayuda, xD), pero allá vamos.

Lo primero es pedirte perdón por no dejarte descansar todo lo que quisieras, por esos ratos que me pongo a comer y te hago daño, los que me pongo quejica… un perdón general que seguro no hacía falta pero me apetecía decírtelo. He estado pensando qué regalarte y así demostrarte todo lo que te quiero, pero no es tan fácil pensar a mi edad.

Sin embargo, con la ayuda de papá, he encontrado el mejor regalo que podría hacerte para que descanses, disfrutes y te diviertas. Es una tarjeta regalo para pasar un fin de semana en El Rincón de Monasterio, en una de sus ocho casitas rurales independientes. Podremos estar juntos y tranquilos para descansar y hacer lo que queramos, a la hora que queramos. Dar paseítos a la orilla de los riachuelos, con la música del trinar de los pájaros de acompañamiento y el susurro de las hojas de los árboles al moverse con el paso de la brisa, mientras el sol entra entre las ramas y nos calienta. También podremos conocer los pueblos más bonitos de la Arquitectura Negra o visitar el Hayedo de Tejera Negra.

Y os recomiendo que aprovechéis mis siestas para daros un baño relajante en el jacuzzi, que lo tendréis dentro de la propia habitación, o para tomar uno de los tratamientos que ofrecen en El Rincón de Monasterio… Chocolaterapia, cerezaterapia, tratamiento rejuvenecedor, desintoxicante,… o probar alguno de sus excelentes masajes. Hay muchas opciones.

  

Y encima, me va a salir genial de precio, porque me voy a beneficiar de la Promoción Especial del Día de la Madre, un 4×3, es decir, que pago tres noches ¡¡pero podemos quedarnos cuatro!! De miércoles a domingo, ¡¡todo el puente de mayo!!

Pues eso… esta carta era para decirte básicamente que te quiero mucho y que me hace feliz pasar cada segundo con una madre tan cariñosa, buena y después de ver a otras muchas madres, TAN GUAPA.

¿No sabes cómo decirle 'Cásate conmigo'?

No sabes cómo decirle esas palabras que tantos meses llevan en tu cabeza. Quieres que el momento sea especial, que ambos lo recordéis para siempre, y por eso, todo se te hace poco, aburrido, insustancial. Pues CUIDADO. Cuidado con caer en errores de principiante.

pedida de mano en la torre eiffel


Un viaje a París puede resultar el plan más romántico. Pero estás calado o calada desde que pongáis un pie en el aeropuerto… “¿Nos vamos a París?”, preguntará. “¡¡Nos vamos a París…!! Mmmm… ahí debe de llevar el anillo, por eso tanto secretismo estos últimos días…”, pensará en sus adentros. Descartado.

Cenar en el mejor restaurante de la ciudad y compincharse con el camarero. Estás calado otra vez. Después de años de viernes de cine y sábados de ‘burguer’, ir a cenar a ese sitio también te deja al descubierto. Descartado.cena romántica

Puedes ponerle su nombre a una estrella; puedes decírselo mientras voláis en globo; incluso puedes clavar tu rodilla en el suelo y sacarte un pedrusco del bolsillo, en plena calle, mientras os cae un precioso aguacero. Y puedes seguir nuestro consejo: decírselo en El Rincón de Monasterio.

¿Quién va a sospechar de un relajado fin de semana en plena naturaleza? Solos, disfrutando de la intimidad y el descanso en una de nuestras casas rurales. Bañándoos a medianoche en el jacuzzi que tenéis en vuestra propia habitación. Probando nuestras viandas, degustando nuestros vinos, brindando con una copa de cava a la luz de las velas… No sospechará.

 

pedida monasterio

Peticion de mano en el rincon de MonasterioLo prepararemos todo para darle una divertida sorpresa. Lo disfrazaremos de gymkana para que todo parezca un juego típico de vuestra estancia en nuestros alojamientos, cuyo premio es una sorpresa, una inesperada sorpresa.

¿Qué te parece? ¿Te gusta la idea? Llámanos, cuéntanos tus gustos y nosotros empezaremos a maquinar para hacer que todo sea perfecto. Una vez que te diga “sí”, tendréis todo el tiempo que queráis para celebrar vuestro amor y vuestra pasión, pensar en cómo se lo diréis a vuestras familias, a vuestros amigos… Pensar cómo será, dónde y cuándo. Cómo os vestiréis, dónde viajaréis…

 

Díselo en El Rincón de Monasterio.