Este es un año completamente diferente a los anteriores.

Seguimos con la pandemia que nos limita nuestros movimientos y desplazamientos para estar con nuestros seres queridos

Es por esto por lo que pasar algún que otro día en una casa rural, lejos de las aglomeraciones y del ruido de las ciudades, parece una excelente idea.

Una forma diferente de tener vacaciones o simplemente tener un fin de semana a tu gusto.

 

Si seguimos las recomendaciones dadas por Sanidad, solo podremos reunirnos con muy pocas personas en un mismo lugar. 

Por lo tanto, podemos planear una mini vacaciones en una casa rural que tenga cabida para este número. 
Una forma de alejarnos de la ciudad y de estar en un entorno tranquilo. 
Estos lugares nos facilitarán disfrutar de la naturaleza y olvidarnos de todo ese estrés por las medidas adoptadas por la Covid-19.
Es tiempo de preparar las futuras salidas y pasarlo bien, de celebrar fiestas privadas con los tuyos y sin riesgos.

 

  

No podemos ignorar las noticias, personas cercanas, personas que lo pasan fatal, etc,  generándonos un gran estrés y ansiedad.
Lo que deseamos ahora mismo es calma y estar en medio de la naturaleza, sin tener que escuchar malas noticias y con la gente que te interesa cerca de ti.
Por lo tanto, una casa rural en esta época del año es una buena solución, ya que cuenta con chimenea, calefacción, incluso tienen jacuzzi y otras comodidades extras que casi te impedirán que quieras salir por la naturaleza a dar una vuelta o hacer alguna cosita.

En una casa rural parece que el tiempo pasa más lento, 

Podremos conversar con nuestros seres queridos hasta tarde, disfrutar de ellos y todo esto en un entorno propicio, lejos del ruido y de las preocupaciones.