Visitarnos en los meses de verano tiene un especial encanto, pues desde el pasado agosto, en El Rincón de Monasterio contamos con nuestra propia piscina privada, a disposición de todos nuestros huéspedes. 

En sus cristalinas aguas ya pueden sumergirse, nadar y también descansar o tomar el sol en las zonas verdes de césped habilitadas alrededor del vaso. Asimismo, disponen de ducha, sombrillas (para los menos amantes de los rayos del sol o aquellos con especial sensibilidad a la exposición solar) y vestuarios para quienes deseen cambiarse en la misma instalación. 

Para aquellos más frioleros que teman por la temperatura del agua, les informamos de que nuestra piscina cuenta con un sistema de climatización solar que permitirá mantener a una temperatura ideal el agua y hacer uso de la misma a lo largo de todo el verano. 

Se trata de un servicio añadido a nuestros clientes sin coste adicional y que agradecerán en la temporada estival. Solo nos queda dar unos pequeños consejos para disfrutarla, más si cabe.