Habla de otoño en la provincia de Guadalajara es hablar del Hayedo de la Tejera Negra. Un paisaje único en esta época en la que podemos ver cómo cambian los colores de las hojas y disfrutar de un entorno espectacular que lo ha hecho merecedor de la declaración, este mismo año, de patrimonio mundial de la Unesco.

Ubicado en Cantalojas (Guadalajara), en pleno Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara, es el hayedo más meridional de Europa. Su bosque de hayas se completa con ejemplares de  tejos, robles melojos, acebos pinos silvestres y abedules cuyas hojas se tiñen de ocre en la época otoñal y se mezcla con el rojo propio de las hayas. 

 

A lo largo de 400 hectáreas el visitante convive con la fauna de la zona como son los zorros, corzos o el águila real que rompen el silencio de este paraje de cuento. Dispone de un Centro de Interpretación, ubicado a unos 2,5 kilómetros del municipio de Cantalojas, punto de partida e información perfecto para el visitante.

 

A continuación, señalamos una serie de recomendaciones e información de interés a tener en cuenta si lo visitas: 

1.- Se puede ir acompañado de perros pero éstos tienen que ir siempre atados. 

2.- Se puede llevar alimentos y bebida así como comer en el interior del parque siempre y cuando se recojan todos los restos y basuras.

 

3.-El visitante puede escoger entre las dos rutas circulares existentes para realizar a pie: la Senda de Carretas, de 6 kilómetros de distancia,  y la Senda del Robledal, de 17 kilómetros y que puede enlazar con la de Carretas y realizar ambos recorridos completos.

Asimismo, existe una ruta circular señalizada para bicicletas, de 21 kilómetros de recorrido y que llega al río Zarzas.

Si quieres visitarlo, no dudes en consultarnos. Te asesoraremos al respecto con toda la información que necesites. 

Sin duda, un paseo por un territorio que bien podrían habitar duendes, hadas y animales mitológicos y que no deja indiferente al visitante. 

 

 Fotografía: http://www.turismocastillalamancha.es